Cómo vivir siendo independiente a un lugar

Advertisements
como vivir en cualquier lugar

Conseguí unos ingresos online y, siete años y 50 países después, sigo viviendo la vida en la carretera. Pero no decidí simplemente tirar la toalla un día: así es exactamente como hice la transición a la independencia de la ubicación.

Cuando no estoy viendo el amanecer en Angkor Wat, en Camboya, o acampando en el interior de Australia, o participando en un carnaval callejero en el sur de Perú, puedes encontrarme tecleando frenéticamente en mi portátil en las cocinas de los albergues, cafeterías y hamacas de todo el mundo.

Como nómada digital y escritor de viajes a tiempo completo, tengo la libertad de trabajar desde cualquier lugar.

Mi pareja, Lee, es un diseñador de páginas web de Inglaterra y, juntos, hemos recorrido el mundo entero ganándonos la vida completamente

en línea. No lo voy a endulzar: estoy segura de que tengo uno de los mejores trabajos de viaje del mundo.

La idea de poder vivir, trabajar y viajar en mis propios términos parecía una locura al principio, pero nunca ha habido un mejor momento para construir un estilo de vida así. Hay WiFi rápido en casi cualquier lugar. El rápido ritmo de crecimiento de Internet significa que hay un montón de puestos de trabajo en diseño web, desarrollo de aplicaciones, escritura freelance, SEO y mucho más.

En muchos casos, se puede trabajar en el extranjero sin experiencia.

vivir siendo nómada

Cada vez son más las empresas que se sienten cómodas contratando a autónomos del otro lado del mundo a los que nunca van a conocer.

Según una investigación de Upwork, el 48% de las empresas están abiertas a utilizar trabajadores flexibles para satisfacer las demandas de los proyectos y encontrar habilidades que no están disponibles en la empresa.

Así que dejé mi agotador trabajo en Greenpeace, obligando a desconocidos a darme los datos de su tarjeta de crédito para salvar a los osos polares. Estaba cansado de perseguir a la gente con un portapapeles mientras simplemente caminaban por la calle.

Así que recurrí a Internet.

Siete años y 50 países después, sigo viviendo la vida en la carretera.

Por supuesto, ganar un ingreso en línea no se limita a la escritura, aunque es una excelente opción si posees las habilidades, ya que muchas empresas contratan escritores de ensayos para sus proyectos.

También puedes desarrollar una carrera a distancia en diseño gráfico, diseño web, traducción y mucho más. El cielo es el límite cuando se trata de trabajos independientes.

Si quieres desvincularte de tu cubículo y seguir una carrera como nómada digital, ten en cuenta estos cuatro pasos que me llevaron al éxito.

Índice

1. Establecer una presencia profesional en línea

Tras dejar mi trabajo, estaba sin blanca, desesperada y luchando por encontrar un empleo. Al final, abrí un blog de viajes y creé un perfil en Upwork, una plataforma de autónomos que pone en contacto a empresas con autónomos, y empecé a escribir por libre mientras viajaba de mochilero por Nueva Zelanda.

Aunque no tenía experiencia ni muestras de escritura, volqué toda mi energía en escribir cartas de presentación seguras y personalizadas. Me presenté a todos los trabajos de redacción que pude encontrar y,

cuando por fin conseguí el primero, me aseguré de ganarme una calificación de cinco estrellas y brillantes elogios en mi perfil al perfeccionar el encargo.

Si te va bien en el primer trabajo, te será más fácil conseguir un segundo y así sucesivamente.

Aprendí que, si haces un buen trabajo y te promocionas, los clientes acabarán viniendo a ti.

vivir en cualquier lugar

Finalmente, me trasladé con Lee -a quien conocí en Nueva Zelanda con un visado Working Holiday- al norte de Inglaterra, donde empecé a trabajar en una guardería a tiempo completo. (Eso es una "guardería" para los norteamericanos). Pero seguí desarrollando mi carrera como autónoma por las tardes y los fines de semana después de mi trabajo diurno.

Aunque significaba que trabajaba 60 horas semanales, sigo considerando que fue una decisión muy inteligente; significaba que tenía un ingreso garantizado a través de mi trabajo a tiempo completo mientras podía construir lentamente mi reputación como freelance. También me permitió ahorrar un fondo de emergencia en caso de que lo necesitara.

Con el tiempo, pude ir a tiempo parcial en mi trabajo y a tiempo parcial con el freelance, y, después de unos 14 meses, finalmente "dejé mi trabajo de día" completamente y me dediqué al freelance a tiempo completo.

2. Prueba el estilo de vida nómada

No tienes que lanzarte de cabeza a un estilo de vida independiente. Dado que es muy diferente de la vida a la que probablemente te has acostumbrado, es una buena idea sumergirse en el agua para ver si te gusta.

No querrás acabar a 2.495 millas de casa con nada más que un portátil y una mochila y darte cuenta de que en realidad preferirías estar en casa con todas las pertenencias que desearías no haber regalado.

vivir por todo el mundo

En 2011, Lee y yo probamos durante tres semanas un estilo de vida independiente alquilando un apartamento en la playa del Algarve (Portugal) para trabajar. Eso fue antes de hacer las maletas, venderlo todo y comprometernos con ese estilo de vida.

Durante esta prueba, aprendimos algunas cosas muy importantes:

  • Hemos aprendido que es importante elegir el alojamiento adecuado. Encontrar un lugar con conexión a Internet de alta velocidad y espacio suficiente para trabajar es crucial.
  • Uno de los mayores retos de este estilo de vida es mantener la disciplina. Incluso cuando una hermosa playa te llama desde la ventana. Tuve que ser lo más eficiente posible para poder hacer las cosas y disfrutar del sol.
  • Con el tiempo, empecé a aprender sobre la naturaleza de "fiesta o hambruna" del trabajo autónomo y cómo mantener un flujo de trabajo constante, así como cómo aprovechar al máximo los tiempos más lentos.
  • Además, aprendimos que, para lograr un equilibrio adecuado entre la vida laboral y la personal, es fundamental viajar lo más despacio posible. Las tres semanas que pasamos en Portugal apenas nos permitieron disfrutar de todas las atracciones y actividades que queríamos ver, porque teníamos que compaginarlas con nuestro trabajo.

3. Averiguar los detalles técnicos

Esto es lo más aburrido, pero necesario, si decides lanzarte a la aventura. Antes de independizarte de la ubicación, tienes que averiguar todos los detalles técnicos. Estas son algunas de las cuestiones importantes que debes tener en cuenta:

  • ¿Qué compañía de seguros de viaje es la mejor para los destinos a los que va a viajar, y cubre las actividades que pueda realizar, como el surf o el esquí?
  • ¿Sigue teniendo que pagar impuestos en su país de origen?
  • ¿Cuáles son las mejores cuentas bancarias para viajar y le ofrecen reintegros internacionales gratuitos?
  • Al no tener una dirección permanente, ¿un amigo o familiar estará dispuesto a recibir su correo por usted?
  • ¿Pagas mensualmente cosas como las facturas de teléfono o Internet, las cuotas del gimnasio o las suscripciones a revistas?
  • ¿Tiene el visado adecuado y cumple los requisitos de entrada al país que piensa visitar?

Es posible que quieras contratar a un contable para que te ayude a navegar por las normas y reglamentos fiscales, que varían en función de tu país de origen: lee aquí cómo reducir legalmente tus impuestos a cero como expatriado. Y debe asegurarse de comunicar a su banco cuándo va a viajar. Y a dónde. De este modo, no congelarán tu tarjeta por transacciones extranjeras sospechosas.

como vivir viajando

4. Deshazte de tus cosas

En pocas palabras: Cuantas menos cosas tengas, más móvil podrás ser. Además, vender cosas que no necesitas puede ayudarte a aumentar tus fondos para viajes.

Lo único esencial que conservé fue una mochila, algo de ropa, artículos de aseo y mi ordenador portátil. De hecho, lo único que me queda en casa de mis padres son unas cuantas fotos de la infancia y recuerdos de valor incalculable que no pude soportar tirar.

En cuanto a todo lo demás, lo tiré, lo vendí en Craigslist, lo doné a la beneficencia o lo regalé a amigos.

vivir viajando

Primero debes dividir tus pertenencias y decidir dónde pueden ser más necesarias. O a quién te gustaría dárselas. Por ejemplo, yo le di a mi amiga mi antiguo caballete y mis materiales de pintura de la escuela de arte. Saber que había realizado una hermosa serie de cuadros con ellos fue muy valioso para mí. Mucho más que el dinero que habría ganado vendiéndolos a un desconocido.

Después, es posible que aún tengas cosas que necesites guardar. Puedes pedir a tus familiares o amigos que te las guarden. O puedes pagar por espacios de almacenamiento. Para los que están en Estados Unidos, hay una opción genial llamada MakeSpace. La empresa recogerá tus cosas, las almacenará y te las devolverá cuando vuelvas.

Para más información, me ha resultado útil este artículo de Lifehacker sobre la "desestructuración de la casa".

5. Simplemente, ve a por ello

Después de toda la planificación, la reflexión y la preparación, el único paso que queda es ir a por ello. Este puede ser el paso más difícil de todos porque es el que lo convierte todo en realidad. No dejes que tus miedos te frenen.

¿Mi consejo? Tómatelo con calma y no te presiones demasiado cuando empieces.

Escoge un destino amigable para los nómadas digitales, con un ritmo relajado, un WiFi estable y un coste de vida barato, para que tus condiciones de trabajo sean ideales y no haya mucha presión sobre ti.

En segundo lugar, tómate tu tiempo. No intentes viajar a 10 lugares diferentes en el primer mes.

Quédate en cada lugar una o dos semanas seguidas para poder trabajar y explorar poco a poco. Te llevará un tiempo acostumbrarte al estilo de vida a distancia y encontrar tu ritmo.

vivir viajando por el mundo

Una vez que te sientas más establecido, podrás empezar a moverte un poco más. Sin embargo, sigo recomendando viajar despacio: te lo pasarás mucho mejor cuando no tengas prisa.

Por último, es importante no estresarse por ser "perfecto".

Trabajar a distancia y llevar un estilo de vida independiente es complicado y se cometen errores en el camino. Yo he cometido muchos, y he aprendido mucho de todos ellos. Mientras sigas aprendiendo, todo irá bien.

Empezar este viaje a veces se sentía como una aterradora pero estimulante caída libre hacia lo desconocido. Pero, mirando atrás, es lo mejor que he hecho nunca.

No hay nada que perder y un mundo de libertad que ganar.

Ver más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Leer más