Cómo elegir esquís de Freeride: Los mejores consejos del 2022

Advertisements
como elegir esquís de freeride

Desde el terreno local y las condiciones de la nieve hasta el tipo de rocker, detallamos cómo elegir el esquí de Freeride ideal

Escoger un esquí Freeride puede ser una tarea desalentadora. La categoría en sí abarca una amplia gama de estilos, desde los esquís orientados a las pistas hasta los diseños más aptos para la nieve polvo. Además, el gran número de modelos y la rotación anual del mercado enturbian aún más las aguas. Para aclarar la búsqueda de un nuevo par de bastones, a continuación hemos desglosado los pasos clave para elegir un esquí Freeride, desde las condiciones de la nieve y la anchura de la cintura hasta la comprensión del rocker/camber y el radio de giro. Y para ver nuestras mejores selecciones, consulta nuestro artículo sobre los mejores esquís de Freeride.

Índice

¿Qué tipo de terreno esquías?

Una buena manera de empezar la búsqueda de un esquí Freeride es analizar de forma realista dónde vas a pasar tu tiempo en la montaña. No existe un esquí que sirva para todo, así que piensa en la frecuencia con la que vas a esquiar en pistas preparadas. Las características más comunes de los modelos enfocados a la nieve son un ancho de cintura más estrecho (más adelante, en "Seleccionar el ancho de cintura ideal") y una sensación ágil pero firme. Estos esquís suelen denominarse "frontside" o "all-mountain front". Por otro lado, si esquías más días de nieve polvo y en lugares como los back bowls, una construcción más ancha que priorice la flotación será una mejor apuesta (estos se conocen como "all-mountain back" o esquís "all-mountain wide"). Y los que se sitúan en un punto intermedio querrán un diseño equilibrado que funcione razonablemente bien en ambos casos.

Además del tipo de terreno que prefieras, ten en cuenta las condiciones de la nieve en el lugar donde más esquías. En Estados Unidos, las nevadas anuales y las condiciones de esquí varían considerablemente según la región. Empezando por la Costa Este y el Medio Oeste, puedes esperar menos días de nieve polvo y tramos más largos de nieve firme e incluso hielo en toda la montaña. Esto significa que si quieres un carcaj de un solo esquí, deberías quedarte con algo que sea cómodo en la superficie dura. El Oeste ve mucha más nieve durante el invierno, especialmente en estados como Colorado y Utah, y lo mismo puede decirse del Noroeste del Pacífico, Alaska y California. Para estas zonas, lo mejor es centrar la búsqueda en diseños más amplios y completos que no se vean abrumados en esos gloriosos días de nieve polvo.

como elegir unos buenos esquis

Seleccione el ancho de cintura ideal

Uno de los factores más importantes para determinar el rendimiento de un esquí Freeride es la anchura de la cintura. Esta medida la indican todos los fabricantes y se toma desde la mitad del esquí en su punto más estrecho (los esquís modernos tienen forma de reloj de arena y son más anchos en la punta y la cola). Dentro de la categoría all-mountain, la cifra oscila entre los 75 milímetros aproximadamente y los 110. En el extremo más estrecho del espectro, como el Experience 76 de Rossignol, apto para principiantes, se puede esperar un esquí más fácil de manejar y más cómodo en nieve dura y firme. Si se opta por un modelo ancho, como el Enforcer 100 de Nordica, lógicamente se mejorará la flotación en la nieve blanda. A continuación se presentan algunas recomendaciones generales sobre la anchura de la cintura que tienen en cuenta el terreno y la región.

  • Esquís Freeride Groomer: 75mm a 90mm
  • Freeride East Coaster: 80mm a 95mm
  • Corazón de la gama Freeride: 88mm a 100mm
  • Freeride Rocky Mountains/West Coaster: 90mm a 105mm
  • Esquís Freeride Powder: 100-110mm

Vale la pena señalar que algunos esquís de montaña populares vienen en una variedad de anchos de cintura para adaptarse a diferentes tipos de terreno y esquiadores. Por ejemplo, el mencionado Rossignol Experience está disponible en seis anchos: 74, 76, 80, 84, 88 y 92 mm (los dos últimos son las versiones "Ti"). Volkl fabrica su Mantra en una versión de 96 mm, así como un esquí de 102 mm para días profundos. Y Salomon fabrica el QST Freeride en 85, 92, 99, 106 y 118 mm de ancho. El punto más amplio es que si te gusta un determinado modelo de esquí basado en todas las características y consideraciones tratadas en este artículo, puedes tener cierta flexibilidad para elegir un ancho de cintura que se ajuste a dónde y cómo esquías.

como elegir unos buenos esquis

Nivel de habilidad y flexibilidad de los esquís

El siguiente paso es definir tu nivel de habilidad, que está estrechamente relacionado con la rigidez de tu configuración all-mountain. Los principiantes, en general, querrán un esquí de flexión más suave que sea más fácil de iniciar un giro y de controlar (un esquí demasiado rígido hará lo contrario, requiriendo mucha más fuerza para girar o parar). Los esquiadores de nivel intermedio o los principiantes ambiciosos querrán una rigidez moderada que les
proporcione una mayor estabilidad a la velocidad y energía para el giro. Y los ciclistas avanzados y expertos estarán más contentos con un diseño robusto de alta gama -que a menudo incluye dos láminas de Titanal rígido en la construcción- que maximice la potencia y el rendimiento máximo a velocidades más altas. La buena noticia es que casi todos los fabricantes y distribuidores indican específicamente el nivel de habilidad correspondiente y la flexión aproximada de sus esquís, por lo que hay que estar muy atentos. Los listados de esquís de Freeride de Evo son especialmente útiles y claros en este sentido.

Encuentra quí la reseña del esquí de Freeride Head Kore 93: Esquí de Freeride Head Kore 93

Elegir el tamaño y la longitud de los esquís

A medida que vayas acotando tu búsqueda de esquís, puedes empezar a pensar en la longitud ideal. De entrada, esto no es algo que deba pasarse por alto: esquiar el mismo modelo en diferentes longitudes suele revelar grandes diferencias en sus personalidades. El punto de partida para el dimensionamiento será tu estatura, y la mayoría de los fabricantes y minoristas ofrecen una tabla general en la que los esquís llegan más o menos a tu nariz (incluida esta de Evo). El siguiente paso es ajustar la longitud en función del nivel de habilidad: los principiantes normalmente querrán un esquí más corto que sea más fácil de manejar, mientras que los avanzados o expertos querrán más longitud para conseguir más velocidad y una sensación de mayor estabilidad (los intermedios normalmente pueden aguantar). Además, los esquís más cortos son más ágiles y giran más rápido en lugares estrechos, mientras que los diseños más largos flotan mejor en días profundos. Y, por último, se pueden hacer ajustes en función de los diseños específicos: un esquí enfocado al off-trail con mucho rocker en la punta significa que la parte delantera se levanta del suelo, acortando efectivamente el esquí, lo que significa que querrás aumentar la talla.

esquis de esqui alpino

Entender el perfil de balancín/camino

Si colocas un esquí sobre una mesa y observas detenidamente su perfil lateral desde la punta hasta la cola, verás que dista mucho de ser plano. Los esquís tradicionales o los que están preparados principalmente para pistas preparadas tienen lo que se llama camber. Esto significa que el esquí se arquea hacia arriba en forma de media luna bajo el pie y sólo entra en contacto con el suelo cerca de los extremos. Las ventajas de este diseño son que se puede generar mucha potencia a medida que el esquí se flexiona, y se pueden empujar los cantos metálicos en la nieve para conseguir un fuerte agarre en un giro. El rocker, por el contrario, hace lo contrario: el esquí es esencialmente plano bajo los pies y se levanta en cada extremo como un plátano. Este tipo de esquí suele ser esquivo en la nieve dura, pero mejora la flotación y la capacidad de navegar y maniobrar en la nieve blanda.

Tanto el camber como el rocker tienen sus méritos, pero dentro de la categoría all-mountain, a menudo te encontrarás con esquís que combinan los dos en un perfil mixto camber/rocker. Esto significa que habrá un poco de camber bajo los pies, pero la punta (y a veces la cola) tendrá un rocker de subida temprana. Esta combinación ofrece lo que la mayoría de los esquiadores buscan en un esquí versátil: puede bajar la potencia, girar fácilmente y mantener un buen control para los días de nieve dura, al tiempo que proporciona una mejor flotación y rendimiento fuera de pista. Un gran ejemplo de este concepto es nuestro esquí favorito para toda la montaña: El M5 Mantra de Volkl. El modelo de la generación anterior utilizaba una configuración de rocker completo que era polarizante, pero el cambio a camber bajo los pies y rocker en la punta y la cola ha sido una revelación en su rendimiento general.

Radio de giro (Sidecut)

El rocker/camber se refiere al perfil lateral del esquí, mientras que la línea de cotas o el radio de giro se refieren a su forma. Como se ha mencionado anteriormente, los esquís Freeride modernos son mucho más anchos en la punta y la cola que en la cintura, y lo pronunciado de esta forma se correlaciona con la forma en que el esquí quiere girar. Los esquís que son significativamente más estrechos en el centro en relación con los extremos tendrán un radio de giro más bajo (medido en metros). Este tipo de diseños prefieren los giros rápidos y sobresalen en los baches y espacios reducidos, pero normalmente no son tan estables a velocidad y se quedan cortos en la flotación. A medida que aumenta el radio de giro, el esquí se vuelve más rápido en línea recta y mejora en condiciones de nieve blanda
(pero compromete la capacidad de giro). A continuación se muestra un rápido desglose del rendimiento de los distintos radios de giro.

  • Tallado: Menos de 16 metros
  • Todo alrededor: 16-20 metros
  • Giros de barrido en polvo: 20+ metros


Núcleos y laminados de esquí: En qué hay que fijarse

La fabricación de los esquís es compleja e incluye muchos materiales de alta gama y tecnologías patentadas, lo que hace que el análisis de sus construcciones sea bastante difícil. Además, el hecho de que un esquí anuncie que tiene algo de lujo, como la fibra de carbono, no se traduce necesariamente en rendimiento en las pistas. La buena noticia es que el mercado Freeride está repleto de opciones de calidad y que éstas siguen mejorando. El aumento del uso de la fibra de carbono (cuando se hace correctamente) ha disminuido el peso al tiempo que ha mejorado la rigidez y la respuesta. Y en los esquís de alto rendimiento, las capas de Titanal proporcionan un aumento muy notable de la potencia. Si quieres un esquí de gama alta, este tipo de materiales -junto con un núcleo de madera de calidad- merece la pena tenerlo en cuenta. En el extremo económico del espectro, evitamos recomendar esquís con núcleos de espuma o compuestos, ya que no son duraderos ni tan fáciles de progresar como la madera.

esquís de freeride

Una última reflexión sobre la construcción de los esquís es que el potencial de rendimiento de una construcción generalmente se alinea con el precio. Pasar de un diseño de gama media como el Line Sick Day 88 de 400 euros (nuestro esquí Freeride favorito) al Rossignol Experience 88 Ti de 650 euros (nuestra mejor elección all-mountain para groomers) supone una serie de ventajas. El Rossi tiene metal en su construcción -algo de lo que carece el Line- lo que se traduce en más potencia y un aumento significativo de la estabilidad a alta velocidad. Por ello, la Line es mejor para los intermedios o los que quieren un diseño ligero y fácil de manejar, mientras que la Rossi es un cohete en manos de un piloto capaz. A pesar de tener unas dimensiones muy similares, los dos esquís están en los extremos opuestos del espectro de rendimiento.

¿Qué es un buen esquí con fijaciones integradas?

Digamos que te gusta esquiar en los legendarios baches de Winter Park en Colorado. Tal vez Outhouse sea tu pista de entrenamiento preferida. ¿Qué hace que un gran esquí de montaña destaque en un campo de mogul? En general, debes buscar un modelo con palas bastante blandas para mantener las puntas de los esquís ligeras y flexibles mientras rebotas, una cola bastante robusta para la estabilidad y una anchura de cintura entre media y fina para iniciar los giros con agilidad. Y para los que todavía están aprendiendo, es una buena idea reducir la longitud de los esquís para que sean más ágiles y fáciles de manejar. La buena noticia es que muchas de estas características clave se pueden encontrar en una configuración Freeride de calidad, como el Rustler 9 de Blizzard y el QST 92 de Salomon (para intermedios) o el Enforcer 94 de Nordica (para avanzados).

¿Qué pasa con los esquís con fijaciones integradas?

En tu búsqueda de esquís Freeride, inevitablemente te encontrarás con diseños que vienen con fijaciones integradas. Para empezar, es importante diferenciarlos de los paquetes de esquí que encontrarás en tiendas como Evo, que incluyen un esquí y una fijación en una sola compra (la diferencia clave es que las dos piezas no están unidas). Una configuración integrada incluye una placa en la parte superior del esquí a la que se conecta la fijación. La principal ventaja de las fijaciones integradas es que eliminan algunas de las conjeturas: el esquí y la fijación (y su freno) encajarán juntos y serán compatibles en cuanto a rendimiento. Como es lógico, este estilo es muy popular entre los esquís para principiantes y los modelos económicos. Pero si quieres un esquí de alto rendimiento, lo mejor es emparejarlo tú mismo. Las opciones son mucho más amplias y variadas en el mercado Freeride, y en realidad es bastante fácil adaptar una fijación adecuada a tus esquís (para más información, consulta nuestro artículo sobre las mejores fijaciones de esquí).

esquís de freeride

Esquís específicos para mujeres

En general, los esquís Freeride son unisex: factores como la altura, el peso, el estilo de esquí, el nivel de habilidad y el terreno de cada persona dictarán el modelo ideal. Pero hay
una serie de esquís específicos para mujeres que difieren de los diseños unisex en algunos aspectos clave. Por un lado, los esquís que se comercializan para mujeres se fabrican con longitudes más cortas, a veces 20 centímetros menos que la versión unisex más corta disponible. Además, los esquís de mujer suelen ser más ligeros, lo que los hace más manejables para principiantes o intermedios. Por último, suelen tener un diseño único de la lámina superior. En definitiva, sea cual sea tu sexo, si te beneficias de una configuración más corta y ligera, un esquí de mujer debería estar en tu radar. Sin embargo, los esquiadores más fuertes y agresivos deberían optar por un esquí unisex.

Ver más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Leer más